Atención psicológica del paciente con dolor crónico

Por qué ya no lucho contra mi dolor

guantesDurante mucho tiempo he vivido con dolor.  Desde mi adolescencia, de hecho, y ahora estoy en los 50. Así que supongo que es bastante tiempo.

Solía ser una luchadora. Estaba decidida a vivir una vida normal a pesar de mi dolor. Luché contra él todo el tiempo.

Cuando tenía 30 años, estaba en el hospital y conocí a una mujer que tenía artritis en el hombro. Me dijo que nunca dejaría que el dolor le venciera.

Nunca iba a dejar que le venciera. Iba a luchar contra ese terrible dolor.

Sus palabras cambiaron algo dentro de mí ese día.

Sigue leyendo

No dejes…

no-dejes-dolor

No te detengas

no-te-detengas

——————————————————————————————————————–

NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

Versión de: Leandro Wolfson

Abandonarse, jamás

abandonarse_jamas