Carlos Goicoechea: “Dolor y cannabis”

RECOMENDACIONES PARA EL PACIENTE 

  1. Antes de automedicarte con cannabis consulta con un médico de confianza e informa a tu médico habitual. Si éste carece de conocimientos sobre el uso medicinal de los cannabinoides, descárgate este documento y entrégaselo.
  2. Consultar con tu médico antes de utilizar cannabis medicinal es especialmente importante en el caso de que estés embarazada o tengas intención de estarlo y/o en el caso de que padezcas algún trastorno psiquiátrico, así como si estás utilizando cannabis y experimentas algún tipo de efecto secundario preocupante. La adolescencia es también un periodo de elevada vulnerabilidad a los efectos neurológicos no deseados del cannabis.
  3. Recuerda la existencia de gabinetes terapéuticos en diversas asociaciones especializadas en cannabis medicinal. Están para asesorarte en tu correcto tratamiento con cannabinoides, por ejemplo en vías de administración, dosis, composiciones, etc.
  4. El preparado de cannabis medicinal que vayas a utilizar debe poseer análisis y/o certificaciones fiables sobre su calidad y composición, así como sobre la ausencia de productos tóxicos.
  5. El cannabis es un medicamento muy seguro (no es citotóxico, ni mutagénico, ni es letal por sobredosis…), pero obviamente no es inocuo y posee efectos secundarios (sobre todo psicoactivos) que deben tratar de minimizarse. Infórmate bien acerca de ellos antes de su uso, y consulta además si pueden existir contraindicaciones o interacciones con tu medicación habitual.
  6. Tanto si consumes marihuana como aceite de CBD es muy posible que des positivo en los análisis de tráfico, tenlo en cuenta. Solicita un certificado de tu uso del cannabis como sustancia medicinal.
  7. Sé muy cuidadoso con el cannabis que estás utilizando. Guárdalo en un lugar seguro lejos de la vista y el alcance de los niños y/o terceras personas.

Fuente: Observatorio Español de Cannabis Medicinal

Anuncios

Carta de amor a aquellos que hoy lucharon para ducharse

Esta es una carta de amor para todos aquellos para quienes ducharse es un ejercicio laborioso, física, emocionalmente o ambas cosas.

Para aquellos que se pasan días posponiéndolo porque saben cuán agotador o doloroso es simplemente permanecer bajo el agua por tanto tiempo.

Aquellos que no se sienten renovados al salir del vapor, sino que sienten que han corrido una larga y ardua carrera, solo que no hay nadie allí para saludarlos en la línea de meta con su medalla, porque no hay línea de meta.

Esta es tu medalla.

Esta es tu carta de logros, de reconocimiento, de amor.

Sigue leyendo

Habilidad

Espero…

Eres más que tu dolor

Es difícil sufrir dolor crónico diariamente. Y lo es de muchas maneras. Es difícil recordar quién eras antes de empezar el dolor y, en algunos casos, es difícil mantenerte positivo. Pero recuerda…

NO SOY MI DOLOR. Yo soy mucho más y tú también. El dolor crónico es sólo una parte de la persona que eres. Incluso si a veces sientes que se ha convertido en parte de tu personalidad, no es así. No importa lo que suceda o la gravedad de tu dolor, siempre serás tú. Sin embargo, no siempre es fácil recordar esto. Es por eso que los amigos y seres queridos son tan importantes. Pueden recordártelo cuando más lo necesitas.

Sigue leyendo