Me comprometo

Me comprometo conmigo mismo a amarme y respetarme, escucharme en primer lugar y mantener este compromiso. No voy a volver a hacer nada que no me apetezca, por obligación o porque sea lo que se espera de mí. A partir de ahora, diré que sí cuando piense que sí y que no cuando piense que no, sin miedo a que no me quieran o no me acepten si no hago lo que se espera de mí. Atenderé mis necesidades y apetencias para poder estar lleno de amor y realmente desde ese espacio de autocuidado y respeto por mí mismo poder compartir de forma real. Pondré límites a todos aquellos que me invadan, abusen o abrumen con sus expectativas sobre mí. No he nacido para complacer a nadie ni satisfacer las expectativas de nadie, lo haré con asertividad y firmeza. Sigue leyendo

Atención psicológica del paciente con dolor crónico