España reconoce la sensibilidad química múltiple

CIE-9 SQMEspaña reconoce oficialmente la sensibilidad química múltiple, la enfermedad de las “personas burbuja”

Los afectados no toleran muchos de los productos químicos cotidianos. No “existía” administrativamente lo que suponía “una situación de completa indefensión” para sus enfermos. La incorporación al sistema sanitario se ha realizado conforme a las directrices autorizadas por la OMS y que otros países ya habían adoptado para esta enfermedad

Publicado el: 21-10-2014
España ha reconocido oficialmente la sensibilidad química múltiple (SQM) al incorporarla a su Clasificación Internacional de Enfermedades o CIE (el sistema con el que la Sanidad clasifica y codifica sus diagnósticos). Esta es la fórmula autorizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que un gobierno —bajo ciertas pautas— pueda oficializar las dolencias de sus ciudadanos que ella aún no ha catalogado a nivel internacional.De esta forma España se suma a la lista de países que reconocen la SQM como Alemania (2000), Austria (2001), Japón (2009), Suiza (2010) o Dinamarca (2012).

El proceso se ha llevado a cabo a través de una Proposición no de Ley (PNL) presentada por la diputada María del Carmen Quintanilla del Partido Popular; tras una petición que le hizo llegar el Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental (Fodesam), con la colaboración del Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple y Salud Ambiental (SISS).

Un reconocimiento largamente esperado

El reconocimiento era una antigua reivindicación del creciente número de afectados por esta enfermedad, que arrastran un calvario cotidiano porque “muchos de los productos químicos comunes en la vida diaria les pueden causar reacciones como dificultades para respirar, palpitaciones, vómitos, irritaciones en la piel o dolores de cabeza recurrentes —apunta la diputada popular—. Por ello, la SQM cambia la vida de quienes la padecen y los obliga, en muchos casos, a vivir con innumerables medidas de prevención para no entrar en contacto, ni en el aire, con esos productos”. Así, salir a la calle o entrar a una tienda pueden ser, para estas personas, tarea prácticamente imposible.

A este padecimiento se le añade el del inadecuado trato que muchos de estos enfermos reciben por parte del sistema sanitario, situación que se espera que el reconocimiento de la enfermedad ayude a cambiar progresivamente.

Pero si algo representa la inclusión de la SQM en la CIE, es lo más elemental para un enfermo: que se reconoce su existencia sanitario-legal. Porque lo que no aparece en la CIE queda en un “limbo” administrativo, que para los pacientes de SQM implica “una situación de completa indefensión —como admite la iniciativa en su exposición de motivos—, puesto que más allá de sufrir sus dolorosos efectos, no pueden recibir por parte de los sistemas públicos de salud la atención que merecen”.

Por ello, la PNL señala que su finalidad es “dar un reconocimiento a esta enfermedad física asociada a la exposición a sustancias químicas tóxicas y facilitar de este modo el manejo clínico y jurídico de la misma” para permitir a sus afectados “disfrutar de los derechos básicos en materia de salud, asistencia y demás derechos derivados reconocidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y por las Cartas Magnas de todos los países democráticos”.

“Es una cuestión de justicia —expone la diputada popular—. La mejor solución en estos momentos para que puedan salir de la situación de indefensión en la que se encuentran hasta ahora”.

Fuente: Colegio Oficial de Médicos de Cantabria

Anuncios

10 razones para sonreir

¡Ya no tienes excusa!

10-razones-sonreir

¡SONRÍE!

Viva la fibromialgia

¡Y viva la ironía!

 

Ten cuidado…

cuidado

Carta de un marido a su mujer enferma de fibromialgia

sunset-13444_640Hoy me comprometo.

Me comprometo a hacer lo posible por ayudarte. No significa que haré todo por ti, ni que te trataré como una inválida, significa que estaré a tu lado, mientras pueda, para apoyarte en las cosas que tengas que hacer y que se te lleguen a complicarte. Sin buscar solucionarte la vida, sino encontrar alternativas juntos para hacerlo lo mas factible posible, dentro de tus límites.

Me comprometo a NO entenderte. Sí, lo sé, esa negativa se ve mal, pero es la verdad, JAMAS te entenderé, ¿por qué? Porque sencillamente no estoy en tus condiciones y por más que lo intente no puedo imaginar el dolor físico y emocional que sientes. No puedo engañarte diciendo “te entiendo” porque es tan sólo una mentira piadosa que no tiene lugar. En lugar de entenderte, trataré de comprender y aceptar que las cosas no son como quisiéramos siempre, y te ayudaré en tu camino de aceptarlo cuando te frustres por la situación.

Me comprometo a caminar a tu lado por el camino de la vida. Cuando te canses, si tú lo deseas te cargo, y cuando ambos nos cansemos descansaremos al lado de la vereda para contemplar el paisaje un rato hasta recobrar las fuerzas.

Me comprometo a hacer lo humanamente posible por estar contigo. Pero disculpa si te fallo, soy humano, tengo errores y defectos. Si yo me enfado por la suma de las cosas que pasan en mi vida, y me molesto contigo, trataré de mantener la calma, por el bien de ambos.

Me comprometo a amarte con todo mi corazón. No por estar enferma te compadeceré, ni por estar deprimida te dejaré. Te amaré por ser lo que eres y lo que has demostrado. Una mujer maravillosa que está dispuesta a buscar la mejor forma de seguir adelante. Y, lo sé!, aveces también te cansas pero es parte del proceso.

Me comprometo a ayudarte en la búsqueda de todas las alternativas para mejorar nuestra calidad de vida en pareja, y la tuya como ser individual. Y cuando las opciones se acaben, buscaremos en las imposibles hasta agotar las fuerzas. Siempre siendo conscientes de la realidad y nunca despejando los pies del suelo.

Me comprometo a siempre dejarte ser tú, y yo nunca dejar de ser yo. Porque a final de cuentas somos una pareja que busca compartir lo mejor y es necesario jamás perder la esencia. Quizá perdernos el uno en el otro en las miradas, o al tomarnos de la mano, pero JAMÁS perder nuestra esencia individual.

Me comprometo a tratar de ayudarte a ser mejor cada día, a ser mejor yo cada día y a dejar que me ayudes a serlo.

Gracias amor por enseñarme a ver la vida de esta forma.